Anime

Horimiya: Cómo la relación de Hori y Miyamura contrarresta los estereotipos de género tradicionales

La adaptación animada del manga Horimiya llegó a su final, y con ello, concluye uno de los animes más exitosos de la temporada. La serie con cada capítulo fue atrayendo a cada vez más audiencia (incluso a los que no somos fans del romance). Horimiya ha recibido elogios por su colorido elenco, junto con su descripción realista y conmovedora de las relaciones entre sus diferentes personajes. Pero uno de los aspectos notables de Horimiya es cómo la relación de Hori y Miyamura no es como la típica pareja romántica. Ninguno de los dos encaja en los roles convencionales de novia y novio, creando una historia que por lo demás es bastante mundana, un giro inesperado pero gratificante.

Hori

En la escuela, Hori es la chica bonita y popular y eso le da cierta imagen de ser amable, educada y gentil, pero debajo de esa imagen, ella no es como se esperaría que fuera una chica “típica”. Por un lado, le encanta ver películas de terror: cuanto más aterradoras, mejor. Y lo que la mayoría de la gente no sabe es que fuera de la escuela, ella es del tipo que le da un puñetazo o le da una patada a alguien.

Miyamura

En cuanto a Miyamura, es tímido y de voz suave y le gusta la cocina. Las personas que lo rodean lo describen como bonito y se convierte en una figura fraternal para Honoka, dándole pastel para comer y protegiéndola de las personas que no hacen nada bueno. Pero cuando se trata de películas de terror, es un gato asustadizo absoluto. Rara vez vemos a Miyamura volverse físicamente violento con la gente.

Como dictarían los roles de género típicos, a menudo es el hombre quien se espera que proteja a la niña, pero esto se invierte en Horimiya. Cuando Hori ve a Miyamura luciendo visiblemente incómodo cuando conoce a sus matones de la escuela secundaria, ella inmediatamente acude a su rescate. Ella efectivamente se convierte en la protectora de Miyamura, sin embargo, no se equivoque, ambos personajes son fuertes por derecho propio. Miyamura se enfrentó a su trauma de la escuela secundaria y eligió perdonar a Tanihara en lugar de guardar rencor o buscar venganza, lo que requiere una cantidad desmesurada de coraje para hacerlo.

Con la dinámica de las relaciones generalmente prescrita por roles y normas de género, es refrescante ver que Horimiya no está limitado por ellos. No se supone que cuidar de alguien se describa como “maternal”, pero de alguna manera así es como lo asociamos. Pelear por el bien de un ser querido tampoco es algo “masculino”. Cuando Miyamura cuida a Hori cuando se enferma, lo hace porque está preocupado por ella y quiere asegurarse de que la cuiden. Más tarde, Hori es quien lleva a Miyamura a casa por la noche en lugar de al revés. Ella no piensa en él como un “chico” per se, sino como alguien a quien ama y quiere asegurarse de que llegue a casa a salvo. La sociedad etiqueta arbitrariamente los comportamientos y acciones de manera binaria.

En cierto punto, Hori se vuelve consciente del hecho de que no es tan femenina como las otras chicas. Ella comienza a sentirse insegura de su lugar como novia de Miyamura e incluso trata de cambiarse a sí misma actuando aterrorizada por las películas de terror y asustando accidentalmente a Miyamura. Pero ninguno de los dos se enamoró del otro porque uno era una “chica linda” y el otro era un “chico lindo”. Como dijo Miyamura en el Episodio 7, se enamoró de la propia Hori. Le gusta cómo ella no juzga a las personas por su apariencia y no lo rechazó después de hablar con él. En cierto modo, los dos se enamoraron de las almas del otro, lo que se reafirma cuando los dos se turnan para escuchar el corazón del otro.

Eso es lo que hace que su relación sea tan fuerte. No están restringidos por las etiquetas que la sociedad pone en sus comportamientos o personalidades. No estamos viendo un romance entre un chico y una chica; estamos viendo a dos personas enamorarse, superar las dificultades de estar en su primera relación y aprender a comunicarse y estar juntos, trascendiendo así las normas de género. .

Botón volver arriba