La violencia exagerada dentro del mundo del anime es sin lugar a dudas un factor extra (a veces incluso crucial), el cual bien puede ser un gran acierto como puede ser un error garrafal de parte de los animadores, aunque sin importar cual sea el resultado de esto, para bien o para mal siempre terminará causando cierto revuelo entre la comunidad.

Y es que, esta vez la «víctima» de dicho revuelo fue el reconocido anime Kimetsu no Yaiba (Demon Slayer), el cual recientemente fue objeto de múltiples quejas por parte de un sector de la audiencia de su país de origen pues, tras el reciente éxito de la más reciente película de la franquicia, la cual lleva por título Demon Slayer The Movie: Mugen Train, esta fue sorpresivamente transmitida en horario estándar por la emisora Fuji TV durante el mes pasado, siendo esto todo un acontecimiento.

Así pues, en miras de preparar el estreno del exitoso largometraje, FujiTV preparó dos especiales que resumían la primera temporada del anime, los cuales fueron emitidos el mes pasado durante el horario de máxima audiencia, logrando obtener opiniones divididas, donde un sector del público, representado por la inmensa mayoría de los fans, se mostró contento con el resumen, mientras que el otro sector arremetió en contra de la cadena de televisión por transmitir un anime violento durante dicho horario.

Así pues, no pasó mucho tiempo para que la Organización de Mejoramiento de Programas y Ética de la Radiodifusión (BPO), el organismo de control de los medios de comunicación japoneses, recibiera múltiples reclamos de parte de personas que arremetieron contra FujiTV por transmitir en horario estelar “un trabajo de anime y una película famosa”, haciendo una clara referencia a las producciones de Demon Slayer.

De este modo, entre dichos reclamos se encontró a una persona que se quejó ante el organismo japonés asegurando que había muchas escenas de derramamiento de sangre y crueldad, a la vez que, otro individuo afirmó haber sentido incomodidad con las “grotescas representaciones de personas devoradas, un brazo arrancado y otros terribles actos de violencia”.

Cabe resaltar que, tal y como lo explica explica el portal SoraNews24, la BPO es una organización no gubernamental, por lo cual esta no ejerce una autoridad, sin embargo, esta cuenta con cierta influencia para con las emisoras de televisión.

De esta manera, tras haber analizado la gran cantidad de quejas que habían llegado desde la audiencia local, los miembros de la BPO aseguraron que la popularidad de la serie y su película sugieren que el contenido es aceptable, explicando además que “el concepto de discreción voluntaria del espectador mientras mira es ampliamente comprendido y aceptado”.

Tras esto, varios de estos fans se mostraron sorprendidos con la decisión tomada por dicho organismo de salir a la defensa del popular anime y su largometraje, pues este afirma que busca promover los estándares más altos al tiempo que garantiza la libertad de expresión.

Para finalizar, debemos recordar que Crunchyroll, Funimation y Hulu serán las plataformas que se encargarán de distribuir la segunda temporada del anime en Occidente, la cual será estrenada el próximo 5 de diciembre de 2021 en Japón, a la vez que Netflix también tendría los derechos de reproducción, aunque solo para compartir los capítulos varios meses después de su lanzamiento original.

Demon Slayer:

El protagonista de la historia es Kamado Tanjiro, un joven que tiene un gran corazón, pero que también presume sobrada inteligencia. Su historia resulta conmovedora porque se dedica a la venta de carbón para sobrevivir al lado de su familia. Sin embargo, la tragedia toca a su puerta cuando sus seres queridos son asesinatos. El culpable es Oni, un demonio sanguinario. Su hermana Nezuko, quien también sobrevivió al ataque, fue convertida en un peligroso ser que con características sobrenaturales. Así es como Tanjiro busca transformarse en un asesino de demonios, con la intención de vengar a su familia y recuperar a su hermana.

Fuente: SoraNews24